El Museo de Arte Moderno de Nueva York es el tesoro de la modernidad

Sobre los pilares de Europa, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) guarda la colección mundial más singular del arte de nuestro tiempo, incluyendo las artes relacionadas con el diseño industrial y las nuevas tecnologías que le integran en el siglo XXI.

El Museo de Arte Moderno de Nueva York es el tesoro de la modernidad

El lema de este museo es la promoción de la libertad, la tolerancia y la generosidad para explorar las expresiones artísticas más abiertas y provocativas de nuestro tiempo. Posee más de 200.000 obras de arte moderno y contemporáneo; se puede disfrutar de más de una tercera parte de ellas por internet. Situado en el corazón de Nueva York en su salas se puede disfrutar de grandes obras como La noche estrellada de Vincent van Gogh o Las señoritas de Avignon de Pablo Picasso sin olvidar la fotografía de última generación, el diseño gráfico e industrial, o el cine entre otros. Se podrían observar diversas etapas en su evolución:

La creación del Museo (1929-1939): abrió sus puertas en noviembre de 1929 de la mano de las norteamericanas Rockefeller, Bliss y Sullivan que recaudaron fondos de particulares y empresas con objeto de ayudar a entender las artes visuales de nuestro tiempo, sin excluir disciplinas que no se aceptaban en ese momento en ningún otro museo. Pertenecen a esta etapa las colecciones de las primeras vanguardias del siglo XX con obras tan importantes como las mencionadas anteriormente o El bañista de Paul Cézanne, la escultura de Constantin Brancusi Pájaro en el espacio así como grandes obras de Signac, Matisse, Dalí, Magritte, Duchamp, Mondrian, Malevitch, sin olvidar el fotógrafo Man Ray.

Periodo posterior a la II Guerra Mundial: en este momento los grandes pintores americanos se suman a las  grandes corrientes europeas como el expresionismo abstracto y las tendencias de inmersión en la fuerza expresiva del color. Sus grandes representantes como Pollock, de Kooning, Rothko o Newman, que están presentes en sus sales.

Las nuevas estéticas como la geometría, la repetición y el pop: son símbolo de un arte libre e internacional que se desarrolla  con las nuevas estéticas de los minimalistas y los artistas ligados a la repetición. Tampoco faltan los grandes arquitectos creadores de nuevas estéticas. Sus principales representantes son Warhol, Lichtenstein, van der Rohe, Niemeyer o Le Corbusier.

Entre 1960 y 2001 se desarrollan nuevas acciones e identidades con la adopción de formas efímeras (como las llamadas performances, events, o la danza) con imágenes y arquetipos del mundo contemporáneo. Destacan las figuras de Edward Krasinski, Bruce Nauman, Bárbara Kruger o David Hammons.

El siglo XXI se ha comprometido de lleno con las nuevas tecnologías enfocadas al mundo artístico y a los llamados geografismos. Sus representantes más conocidos son Kurita, Nishikado, Marshall o Mark Bradford.

En suma, se trata de un museo imprescindible para comprender las nuevas tendencias del arte de hoy en día y de donde proviene.

En épocas de mucho turismo conviene comprobar los horarios y hacerse previamente con las entradas para evitar problemas de acceso. 



 

Comparte este artículo