El Museo Egipcio de Turín es uno de los más antiguos del mundo.

El Museo Egipcio de Turín es el segundo del mundo en importancia por sus antigüedades egipcias, después del Museo de Arte Faraónico de El Cairo. Guarda unos riquísimos fondos, que son objeto de estudio por todos los arqueólogos universales.

El Museo Egipcio de Turín es uno de los más antiguos del mundo.

Su antecedente fue el Museo de la Regia Universidad de Turín, fundado por Víctor Manuel II de Savoya en 1724. Posteriormente, en 1755 se enriqueció con los múltiples objetos arqueológicos traídos a Turín por el botánico Vitaliano Donati, procedentes del viaje de investigación que hizo a Egipto por encargo de la Universidad de Turín.

Finalmente, en 1824 se formalizó la fundación del Regio Museo de las Antigüedades Egipcias tras la compra de la importante colección Drovetti que constaba de 5.268 objetos arqueológicos egipcios. En esa época Champolión aprovechó su estancia en Turín para hacer un catálogo de la colección.

La última incorporación importante del Museo tuvo lugar en 1970, con la donación del templo de Ellesij por parte de la República Árabe de Egipto en reconocimiento a la ayuda prestada en el salvamento de antigüedades egipcias durante la construcción de la presa de Assuan. De esa misma época y por igual razón recibió el Reino de España el templo de Debod que está instalado en el Parque del Oeste de Madrid.

En la actualidad el Museo Egipcio de Turín expone 3.300 objetos aunque dispone en sus almacenes más de 26.00 piezas que no se exponen por motivos de conservación o porque están reservados al estudio de los arqueólogos. Dichas investigaciones se publican regularmente en ámbitos científicos. Se ha remodelado y abrió de nuevo sus puertas en 2015 ampliando sus instalaciones a 10.000 metros cuadrados repartidos en cuatro plantas.

Entre sus piezas más famosas está el llamado Canon de Turín, que recoge la lista de todos los faraones de Egipto desde la protohistoria hasta la dinastía XVI en el siglo XV a.C. indicando el tiempo de su reinado. También se exponen importantes tumbas como la Tumba de los Esposos Kha y Merit que se encontró intacta o la Capilla de la Tumba de Maya. De gran importancia son las estatuas, sarcófagos y objetos de la vida cotidiana y la fantástica colección de papiros que han dado gran información sobre el antiguo Egipto, como el famoso Papiro de Turín, que es el mapa geológico más antiguo que se conoce.

Como en todos los museos importantes del mundo, para evitar problemas conviene informarse antes de ir al museo.


 

Comparte este artículo