La Alhambra: una ciudadela de ensueño

Cuando en el siglo XIII se instala la dinastía nazarí en Granada se comienza la construcción de este complejo de palacios y jardines donde asentar la corte y establecer una fortaleza aprovechando el entorno favorable.

La Alhambra: una ciudadela de ensueño

La ciudad irá creciendo progresivamente al absorber las élites (no sólo árabes sino también judías) que huían de las vecinas tierras reconquistadas por los reyes cristianos. Su entorno es muy favorable para la población porque la Sierra Nevada representa una importante defensa natural y los ríos Darro y Genil aseguran el abastecimiento de agua. Su crecimiento continúa incluso después de la entrada de los Reyes Católicos y Carlos I, su nieto, decidirá en 1526 la construcción de un original palacio renacentista dentro del recinto proyectado por Pedro Machuca. Pero con la entrada del siglo XVIII comienza la decadencia de la ciudad y su posterior abandono. Tras la invasión napoleónica el ejército francés provocó una explosión en 1812 que causó graves daños al conjunto arquitectónico.

En el siglo XIX van llegando viajeros extranjeros que escriben sobre sus experiencias y será uno de ellos, Washington Irving, quien rescate la ciudadela con la publicación de los Cuentos de la Alhambra en 1832. Su fama va creciendo y en 1870 será declarada monumento nacional comenzando su progresiva recuperación para la cultura nacional.

Originalmente la ciudadela estaba formada por seis palacios y dos torres palaciegas de los que sólo quedan el palacio de Comares y el de los Leones. A pesar de ello, es la única ciudadela islámica de su época que se conserva. 

Tan importantes como sus murallas son las puertas que daban acceso a los palacios, que maravillan a los visitantes con sus estancias y jardines maravillosos que trasladan a los visitantes a un mundo de ensoñación.

Conviene que los visitantes programen su viaje con tiempo y reserven las entradas previamente para evitar quedarse sin poder acceder porque existe un número restringido de visitantes. Las entradas se pueden adquirir a través de este vínculo oficial.


 

Comparte este artículo