Italia: una tentación para cualquier viajero

 Es fácil que cualquier viajero, sean cuales sean sus gustos, encuentre lugares, edificios, comidas o entornos de su gusto en Italia. Porque es un país de rica geografía desde las montañas alpinas hasta sus kilómetros de costas mediterráneas, que transforman al mare nostrum es cuatro mares: Tirreno, Adriático, Jónico y de Liguria. Por no hablar de su esencia artística.

Italia: una tentación para cualquier viajero

Demos inicialmente un rápido paseo por su geografía; tiempo tendremos para ahondar en sus maravillas. Vayamos desde las septentrionales alturas alpinas hasta las soleadas playas mediterráneas. Podemos acceder por el territorio más cercano a España: el Valle de Aosta y el Piamonte dejando atrás el Mont Blanc, frontera entre Francia e Italia. La naturaleza acoge a la capital, Turín donde se guarda la Sábana Santa en la capilla real de la Catedral de San Juan Bautista. No podemos dejar la ciudad de la Fiat sin visitar el magnífico edificio barroco que acoge el Museo de Arte Egipcio más importante del mundo después del de El Cairo.

Compartiendo el maravilloso Lago Mayor se pasa del Piamonte a Lombardía con Milán, reina de la moda, como capital. Destacan en el trazado de la ciudad grandes edificios como la Catedral o el Teatro de la Scala. Pero quizás nada tan incomparable como La última cena que pintó Leonardo da Vinci en el refectorio de la iglesia de Santa María delle Grazie. Y muy cerca los lagos Mayor y Como y las ciudades de Pavía y Mantua.

Llegamos a Liguria (San Remo, Génova) ... Trentino y Friuli (Trento y Bolzano) ... y por fin el Véneto (Venecia, Padua, Vincenza o Verona) . Hacia el sur cruzamos Emilia-Romaña (Parma, Módena, Bolonia, Rávena) .... para pasar a Toscana (Pisa, Lucca, Florencia, Siena), Umbria (Perugia, Asís, Orvieto) y Las Marcas (Urbino, Pésaro, Ancona) y la pequeña república de San Marino incrustada al Norte.

En el centro de Italia se encuentra el Lacio con Roma en su corazón y dentro de ella la Ciudad del Vaticano. No sólo se concentró allí el germen del Imperio Romano sino que es cuna de las artes, el pensamiento y la cultura a lo largo de los siglos.

Hacia el Sur  encontramos la Campania, con la maravillosa ciudad de Nápoles y las cercanas Capri, Pompeya y Herculano destruidas por el imponente Vesubio. Cubriendo la costa oriental, a orillas del Mar Adriático están los Abruzos, con sus bellísimos parques naturales y el glaciar más meridional de Europa, Molise y Apulia incrustada en el Golfo de Tarento, en el tacón de la bota que forma la península italiana. En el otro extremo, sólo separada por Basilicata, está Calabria, la puntera de la bota si se nos permite continuar con este famoso símil. Bañada por los mares Jónico y Tirreno acogió, junto con la isla de Sicilia, a la llamada Magna Grecia, próspera región donde se asentaron los primeros colonos procedentes de la Grecia clásica. La leyenda cuenta que Ulises se refugió allí tras la guerra de Troya.

Cerdeña es el segundo territorio insular del Mediterráneo por su tamaño. Muy montañosa y con gran vegetación es rica en restos megalíticos. Cerdeña perteneció a la Corona de Aragón desde principios del siglo XIV, lo que permitió un importante control del Mediterráneo occidental.


 

Comparte este artículo

 

Categoría

 

Palabras clave